Cuando 15 son 12 en Cuba y la tarea de romper mentiras

Toca además romper mitos y restituir nuestra historia sin evadir responsabilidades.

ead65-cuba1-jpg

Juan Juan Almeida

Tras una cascada imparable de encadenadas tonterías que lograron transgredir las fronteras de la grosería, el 24 de diciembre el viceministro de Defensa ruso Anatoli I. Antonovdeclaró en conferencia de prensa que Cuba, Venezuela y Nicaragua serán sus principales socios en materia de cooperación militar en el continente americano.

Cualquiera lo puede creer; pero con los problemas del rublo, el actual precio del petróleo, la tradicional inmovilidad que genera el crudo invierno ruso, y el giro de las relaciones entreEstados Unidos y Cuba; es más factible pensar que Anatoli enloqueció, que confundió el Día de los Inocentes con “La noche del Дед Мороз(versión rusa del Papá Noel)”, o que una sobredosis de vodka le provocóun coágulo sentimental en su cerebro militar.

En idéntico proceso cayó el general Raúl Castro cuando, para culminar su discurso en la clausura del IV Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, echó mano a una historia falseada y escogió como frase de colofón “Ahora sí ganamos la guerra“.

Puede parecer normal, los políticos militares tienen propensión al tremendismo. El poder es la sociedad más lucrativa que existe y, dadas las circunstancias de hoy, donde las ideologías se traducen en dinero, este par de generales no defienden a un país sino a una gran corporación con mercadotecnia adjunta.

Presumen. Los acontecimientos del pasado 17 de diciembre (para mí lo más importante de este año que concluye) dejaron en manos cubanas el boquete que necesitábamos para luchar por la mejor alternativa, la que el país necesita. Pero eso sí, tenemos que trabajar en reestructurar la fractura nacional, redireccionar las acciones, educar, inculcar valores verdaderamente democráticos en toda nuestra sociedad, incluyendo a esa parte que se encierra en un ghetto y se autodistancia llamándose “independiente”.

Es hora de salir de viejas escenografías, estáticas e improductivas que, en lugar de derechos civiles, parecen haber sido inspiradas en canciones de Pimpinela. Demasiado tiempo dedicado a pensar sin eficacia, se trata de todo un país, de su política y no de terapia de parejas.

Toca, además, romper mitos y restituir nuestra historia sin evadir responsabilidades. Comencemos con la fecha que dio origen a la frase citada por el general Raúl Castro para finalizar el discurso de la mencionada cita asamblearia: Es cierto, el 18 de diciembre de 1956, 13 días después del revés sufrido por el ejército rebelde en Alegría de Pío, se encontraron Fidel y Raúl en un paradisíaco paraje serrano, en la zona de Media Luna, rodeado de guásimas a orillas de un cañaveral donde aún hoy se pueden apreciar cinco hermosas palmas reales.

Conozco el lugar, las palmas figuran una mano salvadora que parece salir de la nada y, para mayor simbolismo, la finca (de la que luego despojaron de sus derechos a la familia de Mongo Pérez) se llamaba El Salvador.

No existe en esa cercanía mejor lugar para mitificar el histórico reencuentro; pero debo aclarar que ni fue a las 9 de la noche, ni 12 los que se encontraron. En Cinco Palmas se reunieron Fidel Castro, Universo Sánchez, Faustino Pérez, Raúl Castro, Ciro Redondo, René Rodríguez, Efigenio Ameijeiras, Armando Rodríguez, Juan Almeida, Ernesto Guevara, Camilo Cienfuegos, Ramiro Valdés, Francisco González, Reynaldo Benítez y Rafael Chao. ¿Por qué, entonces, repetir por más de 50 años la aparente nimiedad de confundir 15 con 12?

Los cubanos crecimos entre mentiras y manipulaciones; para comenzar a andar, se impone ubicar nuestra verdad. Volver no es retroceder.

 

Martí  Notícias.com

James Akel ironiza o fato de Fidel Castro ter recebido em 2014 o Prêmio Confúcio da Paz

Parece piada e deve ser mesmo porque a China concedeu o Prêmio Confúcio da Paz a Fidel Castro, o grande treinador de guerrilheiros e ditador cubano que comanda hoje toda América Latina.

Seus alunos, Maduro, Cristina, Corrêa e Dilma são os gerentes do comunismo sulamericano criado por Fidel e sua equipe.

Tem coisas que são quase inacreditáveis.

Se um dia antes dissessem que o Brasil seria comandado por Fidel e daria dinheiro pra manter Fidel na fortuna, ninguém acreditaria mas foi o que acabou acontecendo agora.


Escrito por jamesakel@uol.com.br às 00h53 no dia 12/12/2014

El muro cubano alrededor de los cambios en 1989

Por órdenes de Fidel Castro, sin protestar, ni opción a preguntar, se fragmentó en “menudos pedazos” a una sociedad… se ejecutaron estrategias de propaganda para neutralizar la opinión que llegaba desde el otro lado y la que salía de Cuba.

Sello sobre el CAME.

Sello sobre el CAME.

Del 9 al 10 de noviembre de 1989,Alemania vivió el acontecimiento que hizo girar bruscamente y con suficiente lubricante lo que parecía ser la rueda oxidada de la historia; algo que marcó sin marcha atrás el principio del fin del socialismo europeo: la caída del muro de Berlín.

Tan trascendental suceso no surgió de la nada, no fue obra de la casualidad ni ocurrió de manera espontánea; tuvo antecedentes.

Crecían las manifestaciones en Leipzig, Dresde, Berlín del Este y otras ciudades alemanas reclamando cambios democráticos, el gobierno de la extinta RDA ya no podía responder a las cada vez más frecuentes huidas de sus ciudadanos hacia la RFA y Berlín Occidental.

Buscando quitarle presión a la insostenible situación, el 2 de mayo de ese mismo año, un grupo de soldados húngaros desmantelaron la frontera con Austria, y con ello abrieron la primera puerta al mundo libre, permitiendo a los alemanes escapar hacia occidente a través deHungría. Pero aquello no funcionó como válvula de alivio, se trocó enboomerang, el descontento coge altura y se ensancha, ya para octubre se otea una revolución y ante pruebas tangibles de inicio de éxodo masivo y proliferación de revueltas sociales, la mañana del 7 de noviembre, el consejo de ministros se vio obligado a renunciar; un par de días después, la frontera que separaba ambas Alemanias, y los dos Berlín, quedaron sin razón de ser, ni de estar.

El hecho y todo lo que sucedió posteriormente se convirtió en historia, porque aquella unidad alemana también tuvo consecuencias, en el empleo, los subsidios y la edad de jubilación.

Algún día cuando se abran los archivos, porque eso sucederá, podremos profundizar y analizar en su justa dimensión, cuáles fueron las causas reales del por qué los truenos del fracaso comunista no crearon un tsunami en La Habana. Lo cierto es que en aquel momento no paraban de reunirse los dirigentes cubanos. Como nunca antes, se subordinó el Estado y el Gobierno a las instancias del Partido.

Por órdenes de Fidel Castro, sin protestar, ni opción a preguntar, se fragmentó en “menudos pedazos” a una sociedad que ya venía dividida, se ejecutaron estrategias de propaganda para neutralizar la opinión que llegaba desde el otro lado y la que salía de Cuba; se establecieron límites y alertas a la expresión; los organismos del Estado acomodaron el dinero en una especie de papel pasivo; se aumentó la represión; y el fantasmas de la soledad, de la guerra y el estoicismo se convirtieron en el alimento para poder justificar la involución del desarrollo económico nacional con el fin de atraer el dinero y la misericordia de los cubanos de ultramar que, como era sensato esperar, corrieron a prestar auxilio a familiares y amigos residentes en la isla.

Era practicamente imposible pensar que en algún momento ocurriría un estallido social de magnitud porque existió ayuda familiar, y porque la economía sumergida hizo que muchos cubanos se adecuaran a las circuntancias.

El Gobierno cambió sensatez por astucia y hoy que han pasado 25 largos años de aquel suceso, la dictadura cubana continúa estando ahí. ¿No creen ustedes que ya es hora de redireccionar nuestra estrategia?

Ayer nuestra hermosa Habana, la de todos, cumplió 495 años; la ceiba que la honra, testigo incólume de súplicas divinas, y el mar que la rodea aguardan el regreso.

 

Martí Notícias

Reaparece Fidel Castro junto a Nicolás Maduro

fidel-castro-maduro

 

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro realizo una visita sorpresa a Cuba que no fue anunciada por ningún medio de prensa y fue recibido por Fidel Castro. El propio Fidel Castro reporto la visita en un artículo publicado en la prensa oficial de Cuba donde además se publicaron varias fotos.

Segun Castro Maduro pasó por Cuba como parte de “un viaje al exterior relacionado con la defensa de importantes intereses petroleros de su país”. Fidel Castro llevo a Nicolás Maduro por el mismo recorrido que llevo al presidente chino para mostrarle sus experimentos con sembrados de moringa en la isla.

Por otro lado Maduro celebro el estado físico de Fidel Castro “Qué energía, que fuerza la del comandante, la voz clara, los pensamientos claros, la fuerza, seis horas, después recorrimos los campos, los sembradíos, donde él personalmente atiende todos los días los proyectos agroalimentarios”.

“Aquí estábamos recorriendo algunos de los campos de los sembradíos de moringa, estuvimos como una hora recorriendo eso (…) y aquí estamos compartiendo con dos vecinas que pasaban por allí y el comandante Fidel Castro las agarró y les hizo un interrogatorio” continuo Maduro.

 

Cuba en Miami